Palma extraña

Temprano por la mañana

cercamon | 20 Octubre, 2009 20:03

Las calles se despiertan temprano, hablan entre ellas antes de que los primeros peatones pisen sus adoquines.

Se hace el vacío y en las calles sólo huele a pan recién hecho. Encuentro un resto de cerveza desparramada y pegajosa en el asfalto, al lado la botella educadamente colocada en la estrecha repisa de la ventana de unos bajos, ¡hay que darle las gracias a este tío!.

Los extranjeros son los primeros en pisar la calle; rumbo a sus trabajos, ojerosos y con rostros graves.

El semáforo se pone en verde y en rojo alternativamente para nadie.

Parece que ha caído un chaparrón pero son los robots de limpieza de las seis y media. Es ese cyborg pilotado por un hombre de azul, tras el cual camina otro azulado rugiendo aire en el suelo con una máquina que sale de su brazo.

En la cafetería los camareros hablan mientras sirven ensaimadas y tostadas restregadas con tomate a los parroquianos de cada mañana. El mismo periódico con lamparones de café; de todos los diarios el “Última Hora” parece tener la virtud de estar más sucio que el resto desde primera hora. Será por el papel o por la tinta.

Una chica fuma apoyando ambos codos en la mesa mientras lee el periódico. Sorbe el café con leche, y sorbe el humo intermitentemente, devora letras, acoge efusivamente los primeros inputs del día, ausente a lo que ocurre alrededor.

Afuera caen las hojas de los árboles, pasa una mujer otoñal frente a la ventana, labios apretados, cuello cerrado. Saboreo mi café antes de apresurarme a salir del bar.

Unas nubes amenazan a la ciudad, engullendo el día como una prolongación de la noche.

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb