Palma extraña

Lagartija en hueco de marés y falsos vacíos

cercamon | 22 Juny, 2009 20:33

Me siento frente al llamado geiser del Parc de la mar, es un día de junio, largo y apacible. Nubes altas en el cielo. La última hora, cuando el sol se esconde tras el Galatzó. El cielo lleno de humedad levanta un aire espectral. Tal vez, otro mundo cuyas líneas se esbozan como un dibujo oculto tras un lienzo. El color marrón se colorea en diferentes tonalidades, marrones antiguos y brillantes como el de la catedral resplandecen a la luz del sol. Marrones oscuros como el de la muralla frente al mar, piedra erosionada, hueco de marés donde quedarse durmiendo, liquen que apunta al norte.

Hora entre horas: momento en que se levanta el velo entre los mundos, momento para imaginar los falsos vacíos, miles de big-bangs en las pupilas eternas del dios inaccesible de otra dimensión, separado por nosotros en infinitas simetriadas. La soledad del dios inmóvil, el que pasó varias eternidades mirando su reflejo en la laguna, hasta que de su reflejo surgieron diferentes formas, ideas, replicantes, marionetas y titiriteros hasta llegar a nosotros: los humanos.

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb