Palma extraña

La mujer gaviota

cercamon | 08 Juny, 2009 17:56

Me despierta en las noches calurosas de junio, cuando empiezo a abrir las ventanas para que entre el aire. La oigo con interés hasta que me doy cuenta de que son los gemidos de una mujer haciendo el amor, su pareja hace el amor silenciosamente, invisible a los oídos de los vecinos del barrio. Las casas se apretujan aquí y los que dormimos con la ventana que da al patio interior parecemos compañeros de piso. Las jadeos de esta mujer son desconcertantes , largos y agudos, debe respirar bien, no se entrecorta ni cuando llega al orgasmo. Mi desconcierto llega unas horas después, cuando a las 6 de la mañana vuelve a producirse otro envite amoroso. Pero me equivoco, pues al aguzar el oído me doy cuenta de que es una gaviota rumbo a Son Reus cuyo graznido es similar al de la mujer. En mi barrio no hay gallos que te despierten pero si gaviotas, desde entonces los despertares son sensuales, cada mañana el sonido de la gaviota invoca tórridas imágenes en mi mente, penetran en mis sueños y veo una ave multiforme volar convirtiéndose en una mujer desnuda y majestuosa en la mañana palmesana. tejados

Comentaris

Afegeix un comentari
ATENCIÓ: no es permet escriure http als comentaris.
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb