Palma extraña

Ciudad femenina

cercamon | 27 Juny, 2010 02:24

Juega España contra Chile y me sorprende encontrar las calles menos vacías de lo que esperaba. La ciudad es diferente, por decirlo de alguna forma, más femenina. Me cruzo con un grupo de ancianas, que perfectamente arregladas hablan de una conocida que está en el hospital. Un grupo de veinteañeras en chanclas pasan por Santa Eulalia. Me fijo en los pocos hombres que veo por la calle, la mayoría con un aire bohemio y despreocupado del mundo del fútbol, un ciclista con aspecto de profesor de sociales pasa veloz. De pronto desembarca de un coche un grupo de tunos como si fueran gánster que toman la ciudad, conscientes de que no hay otro momento como éste para una razzia de doncellas, no pierden el tiempo y acorralan al grupo de jovencillas playeras con sus melosas canciones, sin yo hacer nada para evitar tan tremendo asalto.

Involuntariamente sigo el partido cada vez que paso por un bar o una casa con las ventanas abiertas, es uno de esos eventos inevitables imposible de eludir aunque lo quieras. Me paseo por el Call de la ciudad, estoy relajado, y me embarga esa sensación de estar viendo amanecer cuando todo el mundo duerme. Llego de nuevo a Santa Eulalia, y miro el reloj solar del edificio en la esquina con Carrer Argenteria: la muerte con una joven doncella, un reloj , y unos ángeles que sostienen una inscripción que reza “cada hora fer, la darrera mata”. Un mensaje tan contundente, que me obliga a pensar en otro reloj solar en el que está inscrito el carpe diem de Horacio.

Más sobre el reloj: http://fabian.balearweb.net/archives/200605/page/2

Carrer del Vi (II). Tu tiempo es mi dinero.

cercamon | 26 Juny, 2010 08:30

Mis hábitos me llevan a leer esta frase unas tres veces por semana, y eso supone que me quede pensando sobre ella unos segundos; primero porque siempre me ha costado entender frases de este estilo, en las que debo delimitar si mi dinero es tu tiempo, mi tiempo es tu dinero o ambas cosas. Por otro lado, el gesto del hombre del dibujo, de abogado airado, casi de tío Sam americano hace que me sienta aludido y culpable por una extraña razón. La frase, el dibujo, está grabado en una vivienda que más bien parece una fortaleza urbana, coronado por almenas y guardado por un gran portón.

En la calle del Vi últimamente han hecho reformas que han suavizado su aspecto. Las fachadas recién terracadas y pintadas de blanco hueso aportan mayor luminosidad a una calle de por sí oscura. Sin embargo, en su esquina con la calle Sant Feliu , los turistas todavía dudan si adentrarse en ella o no, mirando alternativamente el plano y la calle, sin acabar de entender que ese sea el camino; o tal vez en realidad busquen el palacete, último reclamo turístico del casco antiguo, y yo interpreto el gesto incorrectamente.

La calle, hay que reconocerlo, carece del estilo de Sant Feliu o de Apuntadores. Tiene ese aire amenazador, no es recta, las fachadas están inclinadas unas contra otras y no es posible ver su final desde sus extremos. Después está su nombre de reminiscencias espirituosas, que evocan al genio de Dionisio escondido tras alguna puerta, dispuesto a sorprender al caminante y darle alguno de sus brebajes. Imán para que los perros orinen; a fuerza de pasar, conozco los charcos y los esquivo con facilidad. Y ahora esa frase inquisitiva… tu tiempo es mi dinero. Me quitas tiempo y encima te lo cobras, cabrón desalmado!.

de como dejar una botella en la calle...

cercamon | 13 Juny, 2010 17:04

Llega la época en la que los palmesanos renunciamos definitivamente a la ciudad los domingos. Nos lanzamos enloquecidos por la autopista de Llucmajor rumbo a alguna playa lo más lejana posible. Salimos casi todos a la misma hora y en el mismo momento, presa de una señal escondida en el subconsciente colectivo, hacia el colapso.

Salgo de casa preparado con mis chanclas y mi toalla al hombro y me sorprendo de cómo aparecen las botellas colocadas tras la fiebre del sábado noche. Se pueden distinguir estilos de lo más diverso, botellas de todos los tamaños, aunque mayoritariamente de cerveza. Básicamente hay dos formas de dejar una botella en la calle; la primera, estrellándola en el asfalto; la segunda dejándola colocada con delicadeza en alguna repisa, o junto a un portal. No hay punto medio, casi nunca se ven botellas tumbadas en este barrio. Al llegar a la playa disfruto con un polo almendrado mientras me dedico a curiosear turistas. Frente a mi hay una familia de aspecto suizo; jóvenes rollizas de mejillas encarnadas y cabellos rubios entrenzados juegan a las palas con furor, como si les fuera la vida en ello, se bañan y al salir del agua una de ellas se dirige a la que podría ser su madre que está tumbada boca abajo y la riega sin piedad de agua estrujando sus ubres mientras escurre su bikini.

Esta escena es perturbadora y me doy cuenta de que un trozo de nata del polo se ha caído manchando mis bañadores nuevos. Me levanto, y me decido por fin a entrar en el mar redentor; que dulce es el verano.

más difícil todavía

un clásico del domingo por la mañana

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb