Palma extraña

En el terrado

cercamon | 07 Setembre, 2009 20:01

Subo al terrado del bloque donde vivo, me gusta hacerlo a última hora en días de septiembre como hoy. No tengo ni calor ni frío, siento el aire que trae un aroma marino, noto el cambio de estación. Dejo ir la mente. Cotilleo casas de ventanas abiertas. Pero sobretodo me gusta que tengo otra perspectiva del lugar que habito; un momento de pausa; una reflexión desde otro ángulo. Descubro una terraza indolente en una casa cuya fachada me parecía bonita (cuantas veces ocurre eso). Encuentro detalles que me habían pasado desapercibidos en otras ocasiones: estatuas que la gente pone el los áticos como si fuera un templo romano, inimaginables piscinas, una pareja tomando un cocktail en la terraza de una casa que parecía deshabitada.

Donde estoy lo más destacable es la fachada frontal de la catedral, desde esta posición quedas casi a la misma altura; los contrafuertes se alinean en una sola fila uno detrás de otro, el rosetón parece un flor y se distingue claramente la figura de la virgen con las manos extendidas y palmas hacia arriba coronando el monumento, custodiada más abajo por gárgolas monstruosas que miran hacia abajo, hacia las calles, hacia nosotros pobres mortales de frágil corazón. Es difícil de adivinar, ella mira desde hace siglos hacia el crepúsculo en las montañas, la mirada perdida en algún lugar entre Na Burguesa y el castillo de Bellver. O tal vez, también mira terrazas...

 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb