Palma extraña

Lagartija en hueco de marés y falsos vacíos

cercamon | 22 Juny, 2009 20:33

Me siento frente al llamado geiser del Parc de la mar, es un día de junio, largo y apacible. Nubes altas en el cielo. La última hora, cuando el sol se esconde tras el Galatzó. El cielo lleno de humedad levanta un aire espectral. Tal vez, otro mundo cuyas líneas se esbozan como un dibujo oculto tras un lienzo. El color marrón se colorea en diferentes tonalidades, marrones antiguos y brillantes como el de la catedral resplandecen a la luz del sol. Marrones oscuros como el de la muralla frente al mar, piedra erosionada, hueco de marés donde quedarse durmiendo, liquen que apunta al norte.

Hora entre horas: momento en que se levanta el velo entre los mundos, momento para imaginar los falsos vacíos, miles de big-bangs en las pupilas eternas del dios inaccesible de otra dimensión, separado por nosotros en infinitas simetriadas. La soledad del dios inmóvil, el que pasó varias eternidades mirando su reflejo en la laguna, hasta que de su reflejo surgieron diferentes formas, ideas, replicantes, marionetas y titiriteros hasta llegar a nosotros: los humanos.

Romance del enamorado y la muerte

cercamon | 14 Juny, 2009 19:50

El romance del enamorado y la muerte es una canción medieval castellana, explica la historia de un hombre al que la muerte visita, el enamorado convence a la muerte para que le de un poco más de tiempo, la muerte le concede una hora. El enamorado aprovecha este tiempo para despedirse de su amada para ello debe trepar hasta un balcón con la ayuda de un cordel de seda, símbolo de la fragilidad de la vida, pero antes de alcanzarla sufre un accidente y la muerte le espera abajo. Este romance ha sido interpretado por distintos músicos. Una de las versiones más medievales es la de Adolfo Osta en su disco “Pase el agoa”. Recientemente encontré otra que me sorprendió , es la que interpreta el cantautor chileno Víctor Jara, la acompaña una pianola y la canta con ese aire de ternura suramericano tan diferente del castellano de España. El otro día la escuchaba en la playa de Sant Elm y no podía dejar de pensar en el contraste de la ternura de esa voz con la dura muerte que encontró alguien que cantaba de esa forma el romance de la muerte y el enamorado. Esta vez la muerte no la encontró al trepar al balcón de su amada, ni la muerte era ese personaje poético, sino un dictador llamado Pinochet; las torturas y 44 balas callaron al enamorado. Dejo este link, no es la mejor versión que he escuchado pero está interpretada por Joaquín Díaz, un folki de toda la vida. http://www.youtube.com/watch?v=-JaZdAwcRRE

Este es un link a lacuerda.net con los acordes de la canción: http://lacuerda.net/tabs/v/victor_jara/romance_del_enamorado

La mujer gaviota

cercamon | 08 Juny, 2009 17:56

Me despierta en las noches calurosas de junio, cuando empiezo a abrir las ventanas para que entre el aire. La oigo con interés hasta que me doy cuenta de que son los gemidos de una mujer haciendo el amor, su pareja hace el amor silenciosamente, invisible a los oídos de los vecinos del barrio. Las casas se apretujan aquí y los que dormimos con la ventana que da al patio interior parecemos compañeros de piso. Las jadeos de esta mujer son desconcertantes , largos y agudos, debe respirar bien, no se entrecorta ni cuando llega al orgasmo. Mi desconcierto llega unas horas después, cuando a las 6 de la mañana vuelve a producirse otro envite amoroso. Pero me equivoco, pues al aguzar el oído me doy cuenta de que es una gaviota rumbo a Son Reus cuyo graznido es similar al de la mujer. En mi barrio no hay gallos que te despierten pero si gaviotas, desde entonces los despertares son sensuales, cada mañana el sonido de la gaviota invoca tórridas imágenes en mi mente, penetran en mis sueños y veo una ave multiforme volar convirtiéndose en una mujer desnuda y majestuosa en la mañana palmesana. tejados

Compra en Cotlliure

cercamon | 07 Juny, 2009 07:39

Compra en mercadona el sábado por la mañana, en el local del Carrer Cotlliure frente al barrio de Corea. En los pasillos se percibe una mezcolanza de perfumes, colonias y aguas frescas, de gente aseada de buena mañana. La colonia intensa del jubilado, aroma a jazmín de la ama de casa... Todo condimentado con los olores de las carnes, las alitas de pollo, la carne de cerdo picada. Estoy en un festival gastronómico. Una mujer a mi lado adelanta su brazo desnudo, de tocinos trémulos y colgantes hacia un paquete de medio pollo campero listo y limpio para cocinar. Paseo sin rumbo entre los pasillos, dubitativo retrocedo en la zona de los cereales formando un pequeño atasco entre la gente de detrás que se aparta con sus cestas rodando entre sus pies. Me excuso, la gente no está de mal humor, aunque al igual que yo, me imagino que no les apetecerá mucho pasar el sábado por la mañana comprando comida. La cola de la caja es kilométrica, la gente se observa con mirada atenta para que nadie se cuele. Como otras muchas veces creo que me he colocado en la más lenta de las colas, el tiempo se hace eterno y quedo embobado mirando una adolescente bebiendo un zumo recién cogido en la estantería que deposita de nuevo una vez vacío sobre la estantería. Lo deja donde estaba claro.

Enhorabona!

cercamon | 05 Juny, 2009 14:04

Si pots llegir aquest missatge és perquè el procés de registre s'ha realitzat correctament. Rep una cordial benvinguda!
 
Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS
Powered by LifeType - Design by BalearWeb